Calefacción de biomasa

Los métodos de calefacción buscan cada vez ser más ecológicos y a la vez económicos. La calefacción de biomasa junta estos dos factores y por ese motivo es uno de los sistemas que más se están implantado en los últimos años. Este método usa una caldera que saca la energía de una masa biológica, conocida como biomasa. En el proceso se desprende una mínima contaminación en el ambiente, lo que la convierte en la segunda fuente de energía más ecológica, por detrás solamente de la energía solar.

¿Qué es la biomasa?

La biomasa es el combustible que se crea a partir de restos vegetales, puede ser especialmente diseñada y procesada para este fin, como los conocidos pellets, que son serrín prensado que crean unos pequeños cilindros, que al quemarlos producen un alto poder energético. Pero también es biomasa restos vegetales no tratados, como pueden ser las cascaras de almendra, leña o huesos de aceitunas.

Este tipo de combustible es muy económico, tanto los pellets o usar restos vegetales que tengamos en casa, además el precio no oscila, siendo siempre fijo, algo que no ocurre con combustibles fósiles como el gasoil. Esto a la larga compensa el alto coste de instalar una caldera de biomasa, que son de los modelos más caros en la actualidad. Pero al usar un combustible muy barato, la inversión inicial se amortiza con creces a medio plazo.

Es un sistema bastante ecológico, es cierto que al quemarse la biomasa se produce CO2 que va a parar al ambiente, pero es un CO2 “neutral” o “ecológico” ya que se trata del mismo que producen las plantas de forma natural, así el impacto ecológico es casi nulo. Debido a esto, en muchas comunidades se encuentran subvenciones para la implantación de calefacción por biomasa, lo que ayuda con el coste inicial de la instalación.

Funcionamiento de la calefacción de biomasa

Para poder disponer de calefacción de biomasa se necesita una caldera específica. Como hemos dicho anterior mente, actualmente son de las más caras del mercado, pero su instalación sale rentable a medio plazo.

El funcionamiento de una caldera de biomasa es prácticamente igual a una caldera de gas. En el compartimento que sirve de quemador se quema el biocombustible, como los pellets, esto produce un calor que calienta el circuito de agua. Esta agua se utiliza para climatizar y en las calderas mixtas, para dar agua caliente sanitaria. Hay que señalar que este método es compatible con los sistemas de calefacción convencionales, tales como radiadores o suelos radiantes. Lo único que hay que hacer, es cambiar la caldera, no la instalación de calefacción.

Ventajas de la calefacción de biomasa

  • Es un sistema muy ecológico, solo por detrás de la energía solar.
  • Se puede acceder a ayudas gubernamentales para su instalación, gracias a si poco poder contaminante.
  • Usa un combustible muy barato, el ahorro puede ser del 40% .
  • Se crea un comercio de cooperativas agrícolas, que han encontrado un mercado para dar salida a materiales vegetales que antes no servían, como los huesos de aceitunas o cascaras de frutos secos.
  • Se puede usar de combustible restos de podas o leña, por lo que en casas de campos es una opción muy considerable.

Desventajas de la calefacción de biomasa

  • El precio de la caldera de biomasa es bastante alto. Son las más caras del mercado.
  • Encontrar pellets (biomasa tratada para uso de combustible) puede ser algo dificultoso en algunos lugares.
  • Se necesita disponer de espacio para almacenar la biomasa.
Pide presupuestos de calefaccion y calderas a multiples empresas a la vez y ahorra hasta un 40% al comparar presupuestos